¿Qué es una unidad de dolor?

Las unidades de dolor son equipos multidisciplinares creados por médicos de diferentes especialidades y enfermeros formados en tratamiento del dolor

En los últimos años se ha demostrado una importante mejora de los resultados de los pacientes que padecen una determinada enfermedad cuando su tratamiento se concentra en unidades especialmente dedicadas a esa patología en concreto.

El dolor es un síntoma complejo que interfiere en la calidad de vida los pacientes y requiere una evaluación multidisciplinar; por lo tanto las unidades de dolor en general van estar formadas por un grupo de especialistas dedicados a mejorar la calidad de vida de los pacientes con dolor y van a servir como núcleo de comunicación con las diversas especialidades hospitalarias y de atención primaria.

La Unidad de Tratamiento del Dolor (UTD) se define como una organización de profesionales de la salud que ofrece asistencia multidisciplinar, que cumple con los requisitos funcionales, estructurales y organizativos que garantizan condiciones de seguridad, calidad y eficiencia adecuadas para atender al paciente con dolor crónico que requiera asistencia especializada.

Una unidad de tratamiento del dolor o unidad del dolor está formada por diferentes profesionales de la salud que ofrecen una asistencia multidisciplinar, fundamentalmente Anestesistas y enfermería con formación específica para tratamiento del dolor.



Directorio de Unidades de Dolor

En la labor de las unidades de dolor, también están involucrados otros especialistas tcomo traumatólogos, neurocirujanos, rehabilitadores, fisioterapeutas, oncólogos, reumatólogos, etc. A la hora de establecer un plan de tratamiento, esta interacción multidisciplinar es especialmente importante, ya que uno de los principales objetivos es establecer un plan de tratamiento continuado. Muchas unidades también incorporan en su equipo psicólogos o psiquiatras que ayudan a los pacientes en el proceso de adaptación al dolor crónico para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Desde las Unidades de Dolor planteamos planes de tratamiento integral con que poder recuperar, en la medida de lo posible, el bienestar físico y emocional del paciente. Se trata de recuperar al máximo la calidad de vida hasta alcanzar el estado previo al sufrimiento, es decir, "una vida sin dor".

Debemos saber que el dolor es personal e individualizado y las técnicas para su alivio van a ser diferentes para cada paciente.

Las unidades de dolor van a intentar mitigar nuestro dolor tanto con tratamiento farmacológico como no farmacológico pero previamente intentarán realizar un estudio diagnóstico de los procesos de dolor crónico para entender mejor los mecanismos implicados y aplicar asi el tratamiento más específico. Debemos saber que el dolor es personal e individualizado y las técnicas para su alivio van a ser diferentes para cada paciente.

El valor añadido fundamental de las unidades de dolor son las diferentes técnicas analgésicas que realizan. La realización de infiltraciones (bloqueos), los tratamientos endovenosos, la colocación de bombas, la iontoforesis y el TENS, la Epiduroscopia y los implantes neuroestimulación forman parte del día a día de nuestras unidades.

Por otro lado, promover la educación sanitaria de los pacientes con dolor y sus familiares en relación al dolor, favoreciendo el autocuidado y los hábitos de vida saludables son también un objetivo primordial como parte integral del tratamiento.

¿Cuándo ir a una unidad de dolor?


No todos los pacientes precisan acudir a una unidad de dolor. La mayor parte de los pacientes con dolor pueden y deben ser correctamente tratados en Atención Primaria, con un seguimiento más estrecho y más cercano al lugar de residencia del paciente.

Dolor Severo en Intensidad sin control con tratamiento

Un paciente con un dolor severo en el que se han intentado diversos tratamientos médicos, rehabilitación, etc sin resultados podría beneficiarse de acudir a una unidad de dolor

Dolor que reduce drásticamente la calidad de vida y la funcionalidad del paciente

Si el dolor reduce considerablemente la calidad de vida y la funcionalidad del paciente, incluso sin un dolor de gran severidad, podría estar indicado su derivación a una unidad de dolor

Dolor no controlado y con importantes problemas con el tratamiento médico

Si el tratamiento farmacológico del dolor produce importantes efectos secundarios o sencillamente no es tolerado por el paciente a pesar de haber intentado múltiples pautas de tratamiento y esto supone una barrera para el control de un dolor podría ser útil derivar a una unidad de dolor para plantear un tratamiento intervencionista
El objetivo de las unidades de dolor es aliviar total o parcialmente el dolor (no es siempre posible), incrementando la capacidad funcional y mejorando la calidad de vida, a la vez que se racionaliza la medicación analgésica.
  • Disminuir la intensidad y mejorar el control del Dolor.
  • Disminuir la dependencia farmacológica de los pacientes.
  • Tratar síntomas asociados al dolor como el insomnio, estreñimiento, alteraciones psicológicas, estrés, obesidad...
  • Ayudar al paciente a mejorar la percepción de su enfermedad y favorecer la integración familiar y comunitaria.
  • Conseguir el mayor grado de rehabilitación, autosuficiencia e incluso incorporación a su puesto de trabajo.
  • Creación de equipos de trabajo especializados en las diferentes técnicas analgésicas.
Los dolores más frecuentemente tratados en las Unidades de Dolor son los generados por la patología degenerativa de columna.

Principalmente los problemas de columna tanto cervical dorsal y lumbar, ciatalgia, dolor de la espalda operada, dolor miofascial o dolor muscular.

También en estas unidades tratamos pacientes con dolores menos prevalentes pero que afectan en gran medida a la calidad de vida de los pacientes que las padecen como son la neuropatía diabética, neuralgia postherpética, neuralgia del trigémino, fibromialgia o que padecn molestias severas por artritis o artrosis.

//]]>